domingo, 31 de enero de 2010

Moral

La moral, la ética... Ese conjunto de perspectivas con las que organizamos el mundo en una dicotomía simple, una oposición estricta de términos que se rigen por una ley de no contradicción, necesitamos organizar el mundo para saber a qué atenernos, para estar tranquilos necesitamos la dimensión bueno/malo.

No sé a vosotros, pero a mí cuando me plantean preguntas sobre temas con un alto contenido moral,... no sé, me siento incómodo porque suelen plantearme dudas. No hay duda de que la humanidad coincide en que violar , matar y después quemar el cadáver de una persona no es algo bueno, el relativismo moral existe pero hasta cierto punto.

Sin embargo no todos los problemas son tan simples como esto. Existen problemas muy complicados como el aborto. El aborto es cuestión de egoísmo, si me quedo embarazada tengo dos opciones, dar prioridad a mi libertad, como individuo, ser egoísta y abortar (ojo, no digo que ser egoísta sea mal, sin egoísmo no duraríamos ni dos minutos en la calle) o pensar en que estoy quitando una vida, en potencia sí, no en ser, pero una vida al fin y al cabo. Aquí está el concepto clave, ¿cuándo empieza a ser el feto un humano, o un ser vivo? Yo no lo sé, pero no creo que importe pues desde mi perspectiva cuándo empieza a ser legalmente una persona es lo de menos ya que se fija un punto, por convenio, igual que el de la mayoría de edad.

Otra cosa que me llama la atención son los derechos humanos. No tengo claro que estos derechos sean humanos, más bien serían "Los derechos de los homo sapiens occidentales". No existe igualdad en la cultura islámica, ni libertad, ni derecho a la vida. Las mujeres son meras propiedades, no son libres ni iguales, la pena de muerte por apostasía existe en estas culturas. La "moderna" Turquía a las puertas de la UE permite igual que otros países lo permiten, la pena de muerte por apostasía. ¿Qué hay de EEUU? Allí tampoco existe el derecho a la vida, sin embargo, tratan de imponer esas ideas que ni siquiera ellos cumplen a golpe de martillo en países como Iraq o Afganistán (y ya de paso, sacan tajada).
Los derechos humanos son un convenio al que llegaron las naciones occidentales, no sé si por bondad o para que no les hicieran a ellos lo que ellos habían hecho al resto del mundo (véanse las colonizaciones occidentales de Indonesia, América o África). Son un mero acuerdo convencional, que no es inherente a la humanidad y que por tanto, no tenemos derecho a imponer a otras culturas.

¿Qué posición debemos adoptar frente a esas otras culturas? ¿Debo respetar que mi vecino del quinto le ampute el clítoris a su hija? Yo creo que no. ¿Debo respetar que lo haga en su país? No lo tengo claro. Si mantengo la primera posición cuando yo vaya a Marruecos deberé amoldarme a su cultura en cierta medida, respetar sus tradiciones. Si mantengo la segunda posición, no respetaré que lapiden a una mujer por adulterio.

Así que, el relativismo moral ¿hasta dónde es apertura de mente y hasta dónde es no querer mojarse y posicionarse? Una falta de relativismo moral puede llevarnos a convertirnos en extremistas o fundamentalistas, un exceso puede llevarnos a convertirnos en unos indolentes que no defienden sus creencias. ¿Existe un punto intermedio? Puede, el patrón multicultural viene a decir que cada persona tenga su moral y respete la de otras culturas cuando salga de su país, al igual que estas la respetan cuando visitan el país de dicho individuo.

¿Qué pasa cuando alguien no respeta nuestra cultura? ¿Acaso somos una masa uniforme que no difiere entre sí? No, obviamente no. Los toros me parecen una salvajada, pero ahí están, a alguien le gustarán cuando están, digo yo. Debo respetar esta salvajada, ¿o no?

¿Qué opináis?

Benito Camelas

8 comentarios:

el opinador dijo...

Estoy flipando en colores o ayer escribí en un post que hoy ha desaparecido??

el opinador dijo...

En cuanto al post, totalmente de acuerdo en el tema del aborto. Sólo una duda... ¿por qué vida en potencia? No sé y lo digo honradamente diferenciar entre una vida en potencia y otra sin potencia, sólo veo que un feto es un ser vivo que vive dependiente de su madre... esa es la única diferencia que encuentro. Por lo demás, sólo veo que tiene una forma diferente que la que tiene un recién nacido, al igual que la tenía yo hace 10 años comparado con ahora.

Sobre la moral y el relativismo, tengo muchísimas dudas. ¿Por qué imponer a un extranjero, en su país de origen, que no realice la ablación? Quizá él considere que la salvajada es matar bebés antes de nacer... ¿se puede lograr un acuerdo? Creo que no.

Ante esto, una solución eficaz podría parecer la de "cada uno en su casa"... lo que va en contra de mis creencias sobre lo malignas que son las fronteras y las separaciones absurdas.

En fin, espero que me ilustréis.

Saludos!!

Juanjo dijo...

Creo que he debido de liarla al colgar la última entrada, lo hablaré con kaisher.

Yo ya he dejado clara mi posición, me refiero a que un huevo, en sí, no es un ser vivo, es un huevo que aún no ha desarrollado todas sus características. Es un huevo en acto, pero no es un ave en acto. Es un ave en potencia. Eso es muy aristotélico, pero no estoy aquí para ilustrar a nadie solo quiero que alguien me ilustre a mí.

el opinador dijo...

Pues entonces estamos igual Juanjo esperando que nos ilustren, porque sinceramente la única diferencia que yo encuentro en este tema es la de la forma del bicho y la de que está unido a la madre por un cordón umbilical.

Esperamos la sabiduría de alguien que entienda algo más del tema...

Saludos!!

el opinador dijo...

http://www.cadenaser.com/tecnologia/articulo/warner-retira-licencia-canciones-spotify/serpro/20100211csrcsrtec_3/Tes

En relación con el post desaparecido os dejo esta noticia publicada hoy en www.cadenaser.com sobre spotify y la posible retirada de artistas como Alejandro Sanz, REM, Fito, Green Day o Red Hot Chilly Pepers.

The Kaisher dijo...

Por partes, creemos conocer lo ocurrido con el anterior post; no es que la SGAE nos lo hubiera saboteado (como llegué a pensar), la respuesta es más simple: teníamos un traidor en nuestras filas. ¿He dicho traidor? Perdón, quise decir torpe, pero hay solución, no pasa nada; en poco tiempo subiré de nuevo el texto con algunos de vuestros comentarios.

Por otro lado, ruego a los señores blogueros se centren en el tema y dejen de buscar una sabiduría superior. El tema del aborto, aunque interesante, está tapando otro tema aún más interesante desde mi punto de vista, el relativismo moral, del cual creo que se pretendía hablar al principio.

Como se menciona, todos sabemos que hay cosas que están bien y cosas que están mal, da igual la época o el lugar (otra cosa es cómo puedan estar vistas por la sociedad de turno); yo incluso voy más allá: cualquier acción (con una cierta relevancia, sacarse un moco que nos molesta es guarro, pero no relevante) o está bien o está mal, pero no siempre sabemos qué opción es la correcta.

Por ello, en la práctica, que es lo que cuenta, debemos guiarnos por lo que sabemos: defender lo que "creemos sabemos correcto" (muy distinto de lo que "creemos correcto") y respetar lo que ignoramos, por irracional que nos pueda parecer.

OSCAR M dijo...

Hace tiempo no entro a este blog, pero me ha interesado el tema del deber y aunque se muy poco me gustaria exponer sobre este: y si haces algo que crees que es tu deber, actúas según tu albedrío como imperativo categórico y lo que pasa es que esa no es la verdadera idea de bien, así como la mujer embarazada que piensa que su deber es abortar, ya que no le puede dar buena vida a su hijo: como se calificaría si esta ha sido una acción buena o mala?

La del medio* dijo...

La moral...ese conjunto de "normas" que o nos imponemos, o se nos impone.

¿Cómo podemos sabes qué está bien y qué está mal? La respuesta es simple: no podemos. Podemos creer que lo sabemos, pero nunca podremos saberlo por completo. Pienso que esto es lo más importante: ser conscientes de nuestras propias limitaciones. Imponer nuestra idea del bien/mal puede ser peligroso, aunque sea en un tema a simple vista tan claro como el de la cultura musulmana. ¿Quién nos garantiza por completo que no cortarse el clítoris es mejor que cortarselo? Nuestra moral, pero esta no siempre acierta.

En mi opinión el límite en el que acaba lo bueno y comienza lo malo ni siquiera está bien marcado en una misma persona. Debemos ser nosotros mismos quienes lo marquemos. Una vez marcado no podemos hacer más que dar esta visión a los demás cuando creeamos vayan a cometer un acto inmoral. Ni desentendernos por completo del asunto ni imponer nuestra idea del "bien", un punto intermedio, ¿Dónde está este punto? Dónde tú mismo lo coloques.

En cuanto al tema del aborto (sé que me voy del tema pero ya que ha sido mencionado...) creo que no solo se debería tener en cuenta la opinión de la madre, es decir, traer una criatura al mundo requiere ciertas responsabilidades que no todos podemos asumir. Ser egoísta realmente es no abortar por prejuicios y tener un niño sin haber pensado antes qué vas a darle de comer o dónde va a dormir. Bueno, solo eso, que son muchos los factores a tener en cuenta a parte de la moralidad.

Por cierto, os dejo el link de un blog interesante a mi parecer:

proximaestacionutopia.blogspot.com/2010/02/sexo.html

Saludos.