lunes, 16 de marzo de 2009

ACHIEVING YOUR AIMS: 3 EASY STEPS...

Hola
Camelas propone, desde mi punto de vista acertadamente, este tema:
http://www.clarin.com/shared/v8.1/swf/fullscreen_video.html?archivo=http://videosfla.uigc.net/2008/07/29/rp.flv
Y, bueno, qué decir… A ver, sobre este asunto yo distinguiría el fondo de la forma. Dejando para el final mi opinión sobre el mensaje (el fondo, de lo que trata la conferencia), diré en cuanto al formato de la cosa que, por mi parte, cuando me repusiera de las arcadas, le propiciaría una entusiasta eutanasia a garrotazos a este tipo.
¿Por qué?. POR IMPÚDICO. Pienso que es necesario distinguir la esfera pública de la privada, absolutamente necesario, y mantener fuertes muros que separen una de otra. Y, voy más allá, incluso soy partidario de salvaguardar una esfera aún más cercana al núcleo de la persona, la esfera de la intimidad.…. ésa a la que en ocasiones asomas un poquito a tu novi@, a tus amigos, o a un desconocido en un bar, por qué no, pero sólo un poquito y sin cámaras de por medio... Sin duda hay fenómenos como la muerte que pertenecen a esta última esfera, a la intimidad pura y dura. La prensa amarilla/rosa es la que vive de hacer una mercancía esa dimensión, la que a la postre vive de vender impudicia. Pero la sociedad mediática no debería jamás meterse ahí, por mucho que el público morboso premie la programación carroñera con un magnífico share. Alguien debería impedirlo… La tipa inglesa que quería vender en directo su muerte a los canales televisivos, o este hombre, son un ejemplo de sobreexposición de los medios, que colonizan esferas no ya privadas, sino incluso íntimas, y meten la luz y los taquígrafos, los focos, el espectáculo, las exclusivas, donde nunca jamás deberían estar. Si alguien quiere entretenerse, debería ver dibujos animados o películas, pero no declaraciones de moribundos.
En fin, opino que este tipo no ha aprendido la lección de humildad que dice haberle enseñado su padre. Si su objetivo es, como dice incoherentemente al final, un mensaje para sus 3 churumbeles, no necesita ir a la tele a repetir una conferencia que ya dio... No necesita que el público se ría cada 45 segundos, como mandan los cánones de esta oratoria tan americana, ni hacer flexiones, no necesita un montaje en el que sus palabras se intercalen con las miradas vidriosas de las pavas enternecidas, no necesita un power point. Que te queden dos meses de vida y soltar tu mensaje en ese formato se explica más bien desde el exhibicionismo, desde la búsqueda de 15 minutos de gloria que decía Warhol todos necesitaban… y desde la existencia de “demanda”, desde el carroñeo de una sociedad hipermediatizada que consume sentimientos como el que consume sugus… ya cité este año la película de Jim Carrey, que nunca recuerdo cómo se llamaba…
Y, bueno, en cuanto al mensaje. Hay un tufo realmente pestilente a esa especie de “autoayuda” tan americana tristemente en auge, a psicología barata, a esa idea de que comprando un libro y siguiendo los 10 pasos que ahí se le cuentan, Vd. puede hacerse rico, ser feliz, superar sus complejos, y toda esa basura… en fin, residuo pseudo-académico para mentes perezosas, simples, pasivas y de intelecto infradesarrollado. Pero al margen de ese tufillo, y por decir de una vez algo positivo de este hombre, reconozco que coincido plenamente con su idea de que la alegría es, a veces, una opción. Que uno puede ser, ante la misma cosa, o bien optimista, curioso, entusiasta, o bien un quejica plañidero, un quemado y un capullo. A veces, tal vez más de las que parece, podemos escoger uno u otro camino, es sólo una cuestión de decisión personal cómo “interpretemos” el mundo… la felicidad, vista así, es algo mucho menos “objetivo” y mucho más “subjetivo”, depende más del sujeto que del objeto, de cómo te tomes lo que tengas, no tanto de qué tengas... Me parece evidente… Y, en fin, también coincido con la idea que expone de que tal “correcto enfoque”, hasta cierto punto, tiene que ver con una infancia “adecuada”. Es muy freudiano, pero coincido. Unos “buenos” padres allanan el camino para que de mayorcito uno afronte la vida (y sus reveses) con la buena actitud que requiere eso que se llama “felicidad”. No es determinante, pero sí muy importante.
Si os interesan esos temas es muchísimo mejor, pero que mil veces mejor, leer La conquista de la felicidad, de B. Russell. Claro que leer ese libro no lleva 10 minutos, ni nadie hace flexiones, y no hay una presentación con una pantalla detrás, así que las pavas de ojos vidriosos serían incapaces de afrontar una lectura así… ésas con este vídeo tiene bastante, y si se quedan con ganas pueden ir a la librería más cercana a buscar algo de autoayuda… pero a vosotros, sin duda, os recomiendo a Rusell.
Bueno, no sé qué pensáis vosotros.

4 comentarios:

Benito Camela dijo...

Bueno Alberto, yo cuando una amiga psicóloga me dijo " Juanjo, te voy a enseñar un vídeo guapísimo...tal tal y tal" y me enseñó al iluminado este diciendo los pasos que tenía que seguir en la vida para triunfar como si fuera el super sabio modelo mx200...pues tio, le dije a la chica que quién era ese iluminado y que no es que fuera un insensible, pero el hecho de vender su vida, de restregarnos por la cara lo guay que ha sido y de estar ahí dando lástima, pues yo que se, me recordaba un poco al cura de mi pueblo subido al altillo... yo que sé, que es una de tantas pavas de ojos vidriosos, y encima yo soy un insensible. Le propuse colgar este video aquí, para ver qué opiniones había, y no se si es porque ya te voy conociendo, o porque pensamos más o menos de la misma forma, pero viendo el panorama de gente "sensible" que había a mi alrededor pensé que debía ser un tipo rarísimo, un "insensible"... Pero ahora veo las cosas más claras. Gracias.


Agur

el opinador dijo...

Vaya pedazo de puente nos hemos cogido..

Antes de nada, me han obligado a crear un blog y he decidido hacerlo sobre noticias desde un punto de vista moral, filosófico, etc. Es decir, que daré mi opinión sobre noticias de actualidad. Y casi os pido permiso porque la idea nace de este lugar.

Bueno sobre el tema, veo que el culpable de que ese hombre llegue ahí no es él, sino el medio que le paga para que esté. Gente extraña hay en todas partes, todos variopintos, y un ejemplar así lo han rescatado y puesto delante de una cámara unos ávidos y despiadados empresarios con ganas de subir audiencia, gracias a quienes se sintieran afectados por esas palabras.

En cuanto al mensaje que manda, muy de acuerdo con él y con alberto en que la felicidad se escoge y en alguna cosilla más de relleno que dice por ahí.
En cambio, creo espantoso decir que aprendiste una lección de humildad de tu padre.. ¿qué hizo? mato a tanta gente en la guerra que le concedieron una medalla. No la enseñó por verguenza!!
Y también estoy seguro que esos minutos de gloria son los que valorarán sus hijos, que dirán, yo aprendí a ser humilde cuando mi padre vendió su vida y la nuestra por la televisión.

Una preciosidad.

Saludos!

(xcierto que no lo he dicho, sacaré algunos temas para el blog de aquí, si algunos de los que opináis queréis entrar podéis hacerlo, y espero que no os moleste, sobre todo a tí alberto)

xau!

alberto dijo...

opinador: a mí no me molesta en absoluto; éste pretende ser un blog horizontal, autogestionado, de todos los que pasan por aquí
Camelas, insensible: Fromm habló de la "patología de la normalidad"... si el mundo está zumbado, adaptarse a él sin que nada chirríe es claro indicio de que uno, a su vez, está zumbadísimo... la triste paradoja es que, cuando la mente de alguien "chirría" ante el caos circundante, las dificultades de "adaptación" a ese medio son grandes... a uno le pueden decir insensible, y cosas peores...
Por eso será que señalaba Borges cómo la belleza del Quijote consiste en que un hombre se atreve a ser lo que sueña, y su verdadera locura fue descabalgar y echarse a morir...

Benito Camela dijo...

Es una pena, que sólo de vez en cuando algunos alumnos saquen su nariz ganchuda y grasienta de la pantalla de su PSP para meterla entre las páginas polvorientas de algún viejo libro que les obligan a leer.

Pensé que en la universidad, encontraría algo distinto, que encontraría gente como yo, al cien por cien. Pero resulta que la universidad está plagada de estudiantes sin inquietudes que buscan un título y un trabajo, me he dado un porrazo con la vida.

Marco Aurelio, (un emperador romano) (me da vergüenza tener que hacer estas aclaraciones), dijo que el arte de vivir es más parecido al arte púgil que a la danza y tenía razón. Siempre ves una meta en la vida y crees que es la leche, pero cuando la alcanzas, te das cuenta de que es leche cortada, ponzoñosa y cutre como las nuevas generaciones que alumbra la gran puta de la madre España.

No quiero ser un cansino, un machaca, un tipo de estos que siempre están jodiendo la manta..., pero sólo de vez en cuando encuentro gente con inquietudes, y eso es lo que me desespera. Que existan oportunidades de expresión, de explorar nuevas cosas, de opinar y crecer como persona y las desaprovecheis de esta manera, un blog como éste..., muerto. Sí, está muerto, quizás kantianamente vivo, pero muerto en la práctica.

Es una pena que ya no quede gente con inquietudes...

Nietzsche se equivocó igual que se equivocó Marx, ni la revolución llegó a cumplirse ni se inició donde Marx esperaba, ni el superhombre se abre paso entre el nihilismo...