sábado, 31 de octubre de 2009

Concepción occidental de la política.

Queríamos resaltar la concepción sobre política que impera en España y en todo occidente. No es que creamos que en oriente sea distinto por su nivel económico o cultural, no, no conocemos la tradición política que existe en oriente. Por eso no podemos decir que sea ni mejor ni peor, simplemente…diferente.

Bien, en occidente lo que hoy conocemos como política, nace de forma clara con Grecia y sus ciudades estados. La democracia directa con un sufragio muy restringido no se parece demasiado a lo que hoy en día se da, pero ahí es donde surgió un orden político y social , donde nació una casta política tal y como hoy la conocemos.

A lo largo de los siglos ha habido sombras y luces en occidente, pero esto no es lo que queremos tratar en este post. No queremos saber cómo (de momento no lo hemos investigado) se ha llegado hasta aquí, pero todos tenemos una idea general de historia y de los principales acontecimientos que han marcado la historia de occidente (la Iglesia católica, su escisión de los protestantes, el descubrimiento de América, la Teoría de la Evolución , la máquina de vapor etc.) Lo que queremos hacer ver es lo que a día de hoy, la concepción de política nos ofrece.

Bien, en nuestra opinión, la política es un servicio social tan necesario como la recogida de basura, la educación, la sanidad etc. Sin embargo en estos otros servicios sociales, no se tiene muy en cuenta las consecuencias del buen o mal trabajo de los trabajadores. Con esto queremos decir, que si un profesor no hace su trabajo de forma correcta (escasa preparación de las clases, falta de profesionalidad y objetividad al hacer su trabajo, malas explicaciones, poca motivación para los alumnos…), no hay un castigo, al igual que si lo hace bien no hay una recompensa. No es que hubiera que regalarle un coche por hacer su trabajo, pero existen los comentarios y acercamientos de los alumnos, por ejemplo. Un barrendero recibe el mismo sueldo si barre bien o mal, y nadie le dice nada. Esto puede ser debido a que su posición inamovible de funcionarios que aprobaron sus oposiciones y la falta de castigos y recompensas, hace que su trabajo no sea bien recompensado o castigado según su calidad.

En cambio, en política, las consecuencias cuentan, y mucho. Esto implica que, cuando un político toma una decisión lo hace teniendo en cuenta, no las consecuencias sobre el país en el que gobierna, sino las consecuencias que desencadenará sobre el electorado. Si un gobernante, un buen gobernante claro, debe tomar una decisión a sabiendas de que perderá votantes, entonces sin más remedio tendrá que ejecutar esa orden y punto. El problema es que la casta política que domina el país en el que vivimos, resulta ser decepcionante en este aspecto, porque no importa el bien de la ciudadanía, no…lo que importa es la permanencia de tu partido y la tuya, por supuesto, en el gobierno. Con esto llego a otro de los grandes problemas de la política occidental y española en concreto. Un profesor debe ser, como ya hemos dicho, objetivo y no debe lanzar en sus clases ningún tipo de proclama o comentario que empuje hacia una ideología concreta al alumnado, debe explicar cómo es el mundo, sin tintes subjetivos y personales, para que el ojo crítico del alumnado (si es que alguien lo tiene hoy en día), decida por sí mismo.

Con este ejemplo dejamos claro que la política está mal conceptualizada, la política no debe mezclarse con las ideologías. Los partidos políticos se empeñan en implantar las leyes que resultan más acordes con su ideología, así por ejemplo un partido de tendencias derechistas y pro-católicas, impondrá la asignatura de religión de forma obligatoria mientras que un partido de tintes ideológicos izquierdistas y antirreligiosos, suprimirá la asignatura de religión. Esto es un disparate, tal y como nosotros lo vemos, debería imponerse la política de la razón no la de la ideología. Los votantes deberían votar a quien crean oportuno sin tener en cuenta ningún tipo de ideología, es decir, deberían existir partidos políticos distintos , pero partidos formados por ciudadanos que desean cubrir un servicio social igual que los ciudadanos que opositan para ser médicos, profesores etc. Así, deberíamos ver a los partidos como meros grupos despojados de toda ideología cuyo único objetivo es gobernar y hacerlo de forma eficaz y rotunda.

Los gobernantes, deberían tomar las decisiones tomando en cuenta qué es lo más adecuado según el momento y el lugar, para la sociedad en su conjunto y no para su partido emponzoñado y embebido de tristes ideologías, cortinas de humo y estupideces fundamentalistas, eso es la política actualmente.

Por ejemplo, para que os hagáis una idea de lo que queremos decir. Debido a sus tendencias socialistas, el Partido Socialista Obrero Español, ha tomado la determinación de que los parados que hayan agotado su subsidio, recibirán durante seis meses más una cantidad que (rogamos a dios), estipulen teniendo en cuenta el nivel de las arcas del estado. Se aprobaron leyes hace tiempo que consistían en entregar 2500 euros por cada nacimiento a la familia en cuestión. Todas estas leyes están en gran medida motivadas por el carácter socialista del partido antes mencionado. Si hubiera un partido político de ideología ultraderechista, se aprobarían leyes de repatriación de inmigrantes, se restringirían los subsidios…etc. Por tanto las antiguas ideologías, ya cutres y carcas de por sí, han degenerado aún más y son el maquillaje que recubre a las cuadrillas de rufianes que pretenden subirse a la chepa de la ciudadanía y sacar tajada. Atención, no criticamos al PSOE ni a ningún partido en especial, esto solo ha sido un ejemplo, para mí (benito camelas) todos están equivocados por igual en este sentido.

Según nuestro planteamiento, si lo más sensato y beneficioso fuera aumentar seis meses el subsidio a los parados o repatriar a los inmigrantes, si eso fuera lo más beneficioso para la sociedad así se haría. Pero jamás se haría motivado por una ideología, por una absurda cortina de humo que tapa las verdaderas intenciones de los gobernantes, mantenerse sobre la montura todo lo que puedan. Si esto le pareciera mal o bien al electorado sería lo de menos, porque si un partido político hiciera esto, aunque sólo fuera uno, probablemente se mantendría en el poder durante mucho tiempo.

Pero, todos toman decisiones escudados por sus supuestas ideologías y cuando las amargas consecuencias de sus errores y malas gestiones salen a flote, van dando bandazos políticos, la oposición acusa al gobierno, el gobierno echa en cara a la oposición la poca colaboración que ofrece y así en un absurdo e ilógico bucle de falta de eficiencia mental y rectitud racional.

Firmado: BENITO CAMELAS

27 comentarios:

alberto dijo...

puf... me tengo que leer mucho mejor el post, con más tiempo y calma, y pensar sobre él dos veces...
pero creo que disiento profundamente... no yo rechazo la ideología de los partidos y, muy al revés, la reivindico, la echo tanto de menos!!!. Hoy las decisiones de los partidos son, simplemente, populistas, y eso es lo triste (además de matador, a la larga, para un sistema democrático). Si al menos hubiera una ideología detrás de las medidas de los políticos, habría una coherencia, una lógica, una posibilidad de contestación o de apoyo... pero yo no veo tal cosa... Así que, aunque volveré más profundamente sobre el tema, he de decir en un primer acercamiento que no apoyo el enfoque, y que, incluso, reivindico lo contrario. No quiero gestores al timón, sino claridad de ideas... ideas, simplemente, no medidas demagógicas al aire que mejor sopla según el último sondeo de opinión

alberto dijo...

Por cierto, Camelas, Kaiser, ¿habéis pensado en pertenecer a un jurado de un concurso filosófico?. Entrad en la págines del iesdonbosco, a "El bosco encantado", y allí veréis las bases del primer concurso filosófico Patapollo-2009.
Si no nos buscamos otro nombre, éste vale porque ya tendríamos himno:
http://www.youtube.com/watch?v=c7g2_D7wA20

Jalarcon.guerrero dijo...

Vaya, vaya, vaya.

Así que... "para los chicos de Alberto Cuevas..." qué sectario suena eso Alberto ¿no? Jajajaja. Otra cosa, vale que kaiser parezca "fiero", que tú parezcas "fiero"...pero yo, joder. Yo soy (y cito a samuel l. jackson en pulp fiction) "como la puta bomba atómica".

Bien, siendo serios ¿jurado, jurado cómo? Estoy dispuesto, contad conmigo. Ya imaginaba que tú no estarías de acuerdo, por eso lo he escrito...para darte una patada en la ideología..., pero lo pienso así, las ideologías me parecen superficiales.

Ahora bien, mi opinión ya me la sé, la de Alberto me la imaginaba, pero bueno, la de "los chicos de Alberto Cuevas" no tiene por qué ser igual a la de su mentor, vamos digo yo. Aristóteles le pegó de ostias a Platón...

alberto dijo...

buena deducción... eso de "para los chicos de Alberto" no es mi estilo, cierto... ¡como que no es mío! jejeje... es contribución de Carcelén, que es toda una caja de sorpresas y resulta que ha dejado más que apañada la página de El bosco encantado. Y aquí todo suma, y yo que se lo agradezco. Carcelén que, por cierto, es también autor del calificativo de "fieros"... luego sigue este blog!!!!... pues a ver si se anima a participar de una vez, que final nos ha salido tímido, como los de segundo de bachillerato!!!
Os tendré informados sobre el tema del jurado, el concurso está cogiendo cuerpo aún, pero bueno es saber que puedo contar con vosotros. Otro día me pongo con calma y os meto una defensa de las ideologías que vais a salir todos directos a las barricadas

Juanjo dijo...

Alberto, tus días ya no tienen calma. Tú renunciaste a las ideologías y las barricadas hace mucho tiempo.

¿Me estás diciendo que te vas a manchar de barro por las ideologías? Sabes que la batalla argumentativa, esta vez...va a ser muy dura.

Carcelén, me puso partes, miles de negativos, me hizo limpiar una mesa, me quitó un llavero de una navajita...un pedazo de profesor vamos, las normas las seguía a rajatabla. En esa época en la que me dio clases, yo daba entre pena y asco, pero ahora lo veo con otros ojos.

Sigo esperando que tus alumnos den señales de vida.

duendeciya dijo...

No estoy contigo Benito.

Llevas razón en muchas de las cosas que has dicho, pero te equivocas en otras tantas. Somos 45 millones de personas en España e indudablemente ninguno piensa igal. Podemos pensar parecido, coincidir en varias ideas pero no hay 2 personas que piensen igual en todo. De ahí nacen las ideologías, por ejemplo, los de izquierdas, ¿qué defienden? defienden la igualdad de hombres y mujeres (han creado un miniterio de Igualdad!!), la libertad de religión, libertad de sexualidad, le dan oportunidades a los terroristas (pactaron con ellos), creen en las personas, defienden la presunta inocencia (inocente hasta que se demuestre lo contrario, y no culpable hasta que se demuestre lo contrario), piden que las riquezas estén igualmente repartidas entre todas las clases sociales, entre todo el mundo y un largo etc...¿que defiende la derecha de nuestro país? libertad e igualdad nula, quiere que los ricos cada vez sean más ricos, y lo consigue privatizando empresas publicas, no dando ayudas a parados, jubilados, discapacitados, con lo de la subida de impuesto que quiere imponerme el gobierno actual, el PP reclama una bajada de éstos pero no dice de donde sacarían ellos el dinero que el Estado necesita, pero lo sacaría de todas esas ayudas que hacen que un trabajador llegué a duras penas a fin de mes, o que una pareja recien parida (que hayan tenido un hijo hace poco) pueda sacar adelante a la criatura, se manifestaron cuando la ley del matrimonio homosexual, se manifestaron mucho mas cuando la del aborto!!, critican la gestion del gobierno ante la crisis, pero ¿ellos lo harían mejor?pues la llevamos guapa!

Bueno me he ido un poco del tema, pero lo que quería defender era la necesidad que tenemos de ideologías y como dice Alberto, de ideas claras, que sean fieles a sus principios, y que no cambien sus valores por 4 votos más... Benito tiene razón en,lo que les preocupa mas seguir en su montura que el bienestar ciudadano...pero pienso que en este mundo globalizado y hostil, la gente con valores, con ideas claras y demas son pisoteados y no tienen voz ninguna, si no aplastas a los que están delante de ti, si no eres el mejor, (el peor persona) no eres nadie... es una lástima pero yo es lo que veo, un mundo lleno de basura, aunque hay que tener esperanza y dar guerra, mucha guerra!!

He encontrado está pagina, es interesante. El tipo en cuestion (un pepero) escribe en su blog un diccionario "el progresí" con definiciones del aborto, del pijo-progre, del homosexual, el fascismo...y demas términos. Le han cerrado el blog, asique imaginaros como debía ser el "diccionario": http://comunicacion.getafe.es/doc/inf/2009/nov/igualdad/blog_guemes/progresi.jpg

Son unos impresentables.

duendeciya dijo...

Que largo me ha quedado jaja bueno...esperando vuestras críticas!

Benito Camela dijo...

A eso me refiero. Tu post, refleja todo lo que critico. Esas ideas estereotipadas y simples que se mantienen. Izquierda, derecha...son términos que se acuñaron para designar tendencias ideológicas que surgieron hace mucho tiempo, ideologías que se han quedado obsoletas. ¿Por qué izquierda o derecha? Ni izquierda, ni derecha ni santas pascuas, razón, pura y magnífica política de la razón. Hacer lo mejor en cada situación, si un partido llega a la conclusión de que lo CORRECTO, es echar a los emigrantes de España, pues se les echa y punto. Si un partido llega a la conclusión de que hay que cogerlos porque es lo CORRECTO, pues adelante. Con correcto no me refiero a ético, sino a beneficioso para la ciudadanía que conforma el país. Además, la identificación que haces de izquierda con PSOE y derecha con PP, me parece lo más erróneo de todo. Ambos partidos son lo mismo, puro maquillaje. Ambos defienden ideologías, solo de boquilla y ninguno de verdad. Pero es que no es razonable seguir una ideología, porque las ideologías son demasiado simples, se basan sobre cuatro ideas básicas, y si tienes que tomar una decisión con una mano atada a la espalda por la ideología, mal vas. Con esto quiero decir que el PSOE no puede decidir bajar las pensiones o el paro, porque "Debe favorecer al obrero" según su ideología, pues no señor, eso no es así. Debe tomar la decisión más oportuna, no la decisión más oportuna teniendo en cuenta su ideología.

Las ideologías entorpecen a la razón, son cortinas de humo con las que se distrae a gente que no tiene ojo ni crítico ni político.

Benito Camela dijo...

Por cierto, bienvenida/o, aunque por el nick creo que eres bienvenida, al blog. Me alegro de que dejes caer por aquí tus ideas. ;)

duendeciya dijo...

Eso no es así, si tienes unas ideas y lo correcto es justo lo contrario a ellas no puedes hacer eso, no puedes llevarte la contraria a ti mismo (bueno si puedes pero es una tonteria) ademas, ¿qué es lo correcto? ¿es que acaso lo sabe ZP? los políticos aunque egoistas tambien miran por los ciudadanos, ¿o te crees que un presidente del gobierno le da gusto que su pais se vaya al garete? No.

¿tú te sientes español o ciudadano del mundo?aunque la solución fuera repatriar a los inmigrantes, eso no es lo correcto, porque son personas y tienen el mismo derecho a estar aquí que cualquier otro, que se vayan todos los vagos que no dan palo al agua solo hacen perder dinero al estado, y esos sí que son españoles.

Y si no tenemos ideas que defender ¿qué nos queda?aunque las palabras se las lleva el viento y se nos conoce por nuestros actos, no siempre los políticos miran por sí mismos, ¿o te crees que lo de llenar las cárceles de conductores le hace ganar votos a ZP?Nop.


Por cierto, ¿has leido el "diccionario"? Un saludo! y ahora me voy a seguir viendo la caja tonta jajaja

el opinador dijo...

Buenas! Y bienvenida a Duendeciya!

Este es un tema que traté en verano con kaiser, entre carrera y carrera por el parque lineal :p

Entrando en materia, coincido más con el punto de vista expresado por Benito Camela, Jalarcon.guerrero y Juanjo. La razón es la que tiene que guiar el Estado. En esto soy muy platónico y creo que la razón, la mente de un país, debe ser el gobierno elegido democráticamente... pero aquí ya encontramos un problema: la democracia.

Seguramente este sea el mejor sistema de gobierno, mejor que cualquier dictadura seguro (o al menos eso se ha demostrado a lo largo de la historia). Pero, ¿cómo es posible que los ciudadanos tengan la opción de decidir cuál ha de ser la razón de su país cuando su razón deja mucho que desear?

Me explico. Hay varios tipos de votantes: los que votan la mejor imagen, los que votan la ideología y los que se esfuerzan por encontrar al partido más correcto. Los que votan al líder que mejor imagen tiene incurren en un gran error, al dejar las riendas de todo un país a un hombre con seguridad en sí mismo, verborrea y demagogia barata.

Quienes votan a la ideología caen en el error de creer que ésta es el corazón del partido, cuando en realidad el corazón empezó a ser desde hace mucho tiempo el dulce sabor del dinero. Es lógico que surjan ideales en un lugar donde el temor a perder privilegios es demasiado grande o donde el sudor es insuficiente para dar de comer y beber a tu familia, por ejemplo. Pero, ¿hoy? ¿esos ideales siguen vigentes? JÁ! Sólo en las mentes de los más melancólicos y en las bocas de los hábiles políticos.

Y el último grupo es el que vota usando la cabeza. Son aquellos que piensan cuando introducen el papelito en la urna que han obrado en consecuencia.

Y si tenemos en cuenta que los dos primeros grupos pueden suponer fácilmente el 90% de los votantes, ¿qué tenemos? Que los designados para decidir el rumbo del país son bien carne de cañón de la buena publicidad electoral o bien soñadores engañados por su propia historia.

De esta manera, queremos basar un sistema de la razón en las manipulaciones mediáticas y en los sueños irrealizables de los más ingenuos.

No confío en la democracia por eso, porque no creo que los votantes estemos preparados para saber distinguir lo que tradicionalmente nos vienen contando y lo que nos dice la tele de lo que realmente ocurre y conviene a un país.

No obstante, me gustaría que Camelas, ya que es el que ha defendido el sistema de la razón, me explique la manera de implantarlo sin problemas de base. ¿Mejorar la educación cuanto tiempo llevaría? O, ¿Quizá se debería cerrar el embudo que permite convertirse en políticos de renombre a quiénes también se suelen guiar por los dos primeros grupos además de por el lucro personal(votos=dinero)? O, ¿cerrar el embudo a los votantes impidiendo hacer uso del sufreagio a aquellos que no estén capacitados a hacerlo?
Espero tu respuesta Benito

el opinador dijo...

Guau es la primera vez que me paso de caracteres en el foro! jajaja!
El mensaje seguía así (ya sé que soy un poco pesao pero es lo que tiene estar aburrido esta noche =):


También quiero hacerle un pequeño comentario a dundeciya, es lo mínimo que se merece en este, su primer mensaje xD!

Y es que la diferenciación que has hecho de las ideologías de izquierda y derecha me ha parecido muy acertada... para un texto de hace un siglo. Hoy en día, no te confundas, si los políticos siguen sacando las banderitas es para atraerse a esa parte del electorado que las ven y se emocionan. Si hacen Leyes como las de la Interrupción Voluntaria del Aborto es porque saben que la mayor parte del electorado, hasta del de derechas si me apuras, ve justa esa medida. Y así un largo etcétera.

No te equivoques, la lucha de clases, los ideales, dejaron hace tiempo de tener poder. Un ejemplo es el bipartidismo reinante y la agonía de los partidos del estilo que expresabas, véase IU. Ahora sólo manda el dinero, el prestigio... y la manera de conseguirlo: los votos. Sea de la forma que sea, y usando las estrategias que hagan falta para ello. Los objetivos primeros y finales han pasado de ser el bien del electorado, o de los compañeros o camaradas y demás, al bien propio, único y egoísta del partido y del político.

Un saludooo!!

duendeciya dijo...

Tal vez no me haya expresado bien...sé que lo que reina hoy en dia es el dinero y lo que la gente pueda pensar de ti. Cuantos mas votos mejor aunk sean de gente basura. por eso en mi primer comentario he dixo k vivimos en un lleno de gente superficial, k no valora nada y que solo les importa ir a la moda y tener muchiiiiisimos "amigos" falsos, amigos que ni en los buenos ni en los malos momentos están...y lo mismo pasa con la política: votas el partido que más te conviene pero sus ideales te dan igual y te da mas igual todavia si el 50% de la poblacion se ve afectada negativamente, porque lo único que te importa eres tú...y tu ombligo.

Aunque a veces me gusta creer que algún político, en algún lugar del mundo, actúa con corazón y preocupándose de verdad por los que tiene a su cargo (que le voy hacer, soy una soñadora!jaja)


Y bueno, nadie ha leido lo que he puesto?? es que quiero leer vuestras opiniones sobre lo que dice el tipo ese...jaja
Buenas noches!hasta mñana.

el opinador dijo...

Que le vamos a hacer, esta noche estoy con ganas xD!

Pero ahora más suavizado, para decirle a duendeciya que estoy totalmente de acuerdo en lo que ha expresado sobre los españoles o los ciudadanos del mundo. Para empezar, lo de los países me parece una tontería, una simple división administrativa que ha desembocado en el nacionalismo estúpido de los más arraigados del lugar...

No es del todo así como lo he dicho, puesto que las divisiones administrativas surgen a raíz de esos arraigos, pero me sigue pareciendo igual de tonto discriminar a alguien que no ha nacido donde tú... una estupidez.

Y, por otro lado, lo que decías de que no le habrá quitado votos a ZP la decisión de encarcelar no a conductores, sino a criminales montados en coche, te aseguro que lo que no le ha hecho ha sido perder votos.

Es un ejercicio de popularidad, mediante el que los conductores se sienten más seguros y ven bien la decisión del presi. ¿Que por qué se ven más seguros? Pues porque ha disminuido la cifra de muertes.

Un saludoooo!!

el opinador dijo...

Lo siento duendeciya, no me va el enlace :S

Ponlo otra vez por favor!

alberto dijo...

A ver, que una cosa es que los partidos políticos actuales sean camaleones apestosos en busca del mercado del voto y que, por lo tanto, esos partidos hoy existentes no defienden ideologías concretas ni idetificables ni con fuste.... y otra cosa es que no DEBAN EXISTIR las ideologías.
Deberían existir, yo las reivindico. Eso que criticáis de anacrónico, no es una crítica; es tan sólo la constatación de un hecho: hoy los partidos no tienen ideología, y de hecho las opciones que se me ofrecen como votante son vomitivas desde la razón.
Pero es que esto es así, un juego de suma cero: si tú y, como tan bien decían, un 90% del electorado, pasáis de ejercer tu poder con criterio... otro aprenderá el truco, y te seducirá para conseguir el poder que de iure era tuyo, y lo convertirá de facto en una merienda de negros más propia de un parvulario que de algo tan noble como debiera ser la política, la preocupación por lo común.
Digo!
Pero la tentación de acabar con la democracia debe ser evitada. Precisamente para salvar la democracia, hay que salvar la razón, y eso pasa por defender las ideologías. Sin ideologías no hay razón, sólo mercado del voto. Y en un mercado del voto, la democracia es una peste, como los partidos políticos que la moldean a su antojo e interés

alberto dijo...

Y!!!!!
no olvidéis que la tecnocracia tampco es una solución. Porque es imposible!. La tecnocracia pura, un tipo autosuficiente capaz de elegir por sí solito lo "correcto", es un absurdo lógico.
Los técnicos sólo ofrecen medios eficientes para... fines pre-determinados. Otro le marca la meta, el objetivo. Pero, quién determina los fines, ajenos a la pura tarea del técnico?. Pues alguien, desde su ideología!

Benito Camela dijo...

Alberto, sin ninguna ideología, se pueden marcar metas.

Me explico. Yo soy Benito Camelas, y he hecho una oposición (sí, como tú para llegar a ser profesor, ¿a que mola pedir eficiencia además de popularidad a un representante político?)no para ser ministro de economía, sino para presentarme a las elecciones, por supuesto estas oposiciones han sido muy duras , tan duras como los genitales de un toro semental de la feria de Talavera (ains, qué raros son en Talavera ¿no alberto?) Una vez he demostrado que soy un tío con cerebro además de ser un tío con un par de pelotas y algo de carisma, me presento a las elecciones. Pongamos que soy el opositor más votado y voila!!! Ya soy ministro de economía. Pero claro, es que tengo una ideología, la mía, (sí, porque tal y como yo lo veo los partidos no existirían, ¡¡toma ya!!) Así que un día se me presenta un problema, pongamos que las arcas del estado están cayendo en picado, yo como economista que soy, que he aprobado las oposiciones, creo que lo más acertado en dicha situación es recortar gastos sociales y estimular a las empresas (subvencionando puestos de trabajo por ejemplo), sin embargo mi ideología me impide hacer tales cosas. OOOOOOOOOOO, no puedo, no puedo tomar la decisión acertada porque si lo hago, llevaré la contra a mi ideología izquierdista, no puedo recortar gastos sociales, no puedo dar dinero a las empresas, porque son auténticos nidos de capitalistas....

Y así, la ideología me ha atado la mano a la espalda. ¿Qué hago? ¿Soy congruente con mis grandes conocimientos de economía o con mi gran "egoideología izquierdista"?

No, tal y como yo lo veo, oposiciones, elecciones, los opositores hacen su trabajo como funcionarios sin tener en cuenta ideología alguna,los partidos no existen. Ouuuuuuuuuu yeaaaaaaah!

Benito Camela dijo...

Ha, por cierto, la meta está muy clara en el ejemplo que he puesto. La meta marcada es mejorar la economía, la meta marcada es mejorar la educación, la meta marcada es mejorar la sanidad, la meta marcada es mejorar las relaciones internacionales, la meta marcada es mejorar...MEJORAR. No ser el gran "sociata" , el gran "derechista", el gran...ciego, eso eso es la ideología, una ceguera mental.

Yo también creí en las ideologías, pero me he desengañado, lo mejor es una meritrocracia, que cada uno se gane el puesto en el que está, pero como mola mucho el amiguismo, el "yo te enchufo por aquí", "tú me dices qué terrenos se recalificarán próximamente..."

Nada, las ideologías no están hechas para el hombre de hoy en día, están hechas para el hombre de la sociedad capitalista anterior a nosotros.

The Kaisher dijo...

Hace ya tanto tiempo que no cuelgo un comentario que ya casi ni sé como empezar, por eso lo hago con esta frase tan tópica.

Empezando por el principio, ¿qué es una ideología? Pues es un conjunto de ideas que un individuo cree correctas y acertadas y que rigen su forma de vivir y actuar. Ejemplos, un abstemio, que se niega a beber; un ecologista, que se encadena a árboles o un idiota, que sale por televisión. Concretamente, una ideología política es la que rige la forma de gobernar de los partidos, y por extensión, de sus políticos. En términos matemáticos es una cota a tu actuación, un límite que no puedes sobrepasar sin caer en contradicción.

¿De dónde surge ese límite? Normalmente, un político se acopla a una ideología ya existente y la defiende a ultranza, muchas veces sin pararse a contemplarla detenidamente. tengo un profesor que dice que uno no puede ver los fallos de una teoría si no la desarrolla él mismo, y es cierto. La clase política se ha adherido a sus ideologías, pero no han creado una propia, no existe el "Pepeísmo", el "Psoeísmo" o el "Izquierdahundismo" (mención aparte merece UPyD, que parece haber encontrado otro camino). Es decir, ni Zapatitos ni Mariano Naniano han desarrollado sus ideologías, no las han forzado hasta el límite y no saben dónde fallan, se han limitado ha escoger por factores ajenos a la razón. Así, aunque Marx llevará razón, aunque Maquiavelo tuviera una superteoría defendiendo el fin sobre los medios, no sirve de nada que sean otros que nada tienen que ver quienes defiendan esas ideas. Un ideólogo puede desarrollar su idea con toda la razón que posea, pero a saber que cafre la coja por bandera y se la cargue.

Como comentaba, una ideologia es como un estereotipo, un guión que se debe seguir. Ejemplo, Cobo. Se queja de un miembro fuerte del partido porque cree que no lo está haciendo bien y adiós militancia. No hay autocrítica, mi ideología es la mejor, es a prueba de fallos, si algo la contradice, ese algo está mal y no lo que pienso. Por eso, cuando mis ideas fallan de forma tan evidente que hasta yo mismo me doy cuenta, entro en un estado de confusión y empiezo a hacer el tonto (más aún). Estos fallos vienen de lo que decía antes, de no conocer la ideología y no reforzarla, y las consecuencias políticas suelen ser un cambio de gobierno, cambio que se mantendrá hasta que la otra ideología (porque curiosamente van a pares, como ya apuntaba alguien) falle y sea de nuevo mi turno. Pero como debido a mi descalabro anterior de hace 4*n (con n natural) años me han cambiado por alguien más joven, con más ganas y con los mismos fallos, pues aquel error no sirvió de nada.

duendeciya dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Benito Camela dijo...

Bravo kaiser, bravísimo. Excellent...ouuuuuuu yeah

duendeciya dijo...

Si llevas razón, las ideologías de hoy en día no son lo que eran, no se han encargado de reforzarlas, de darles algo nuevo...se basan en ellas pero solo como teorías xk quedan bien, son bonitas y a la gente les llenan la cabeza de humo y de pájaros...les meten basura que nada tiene que ver con las de antes.
Lo que quiero decir, que a lo mejor me he dispersado, es que cogen unas ideas y en nombre de ellas van haciendo barbaridades y burradas, es como una manera de cubrirse las espaldas.

Lo que decis de que se puede gobernar sin tener una ideologia y solo con la razon, yo creo que no. porque al fin y al cabo vosotros que estais defendiendo el no tener ideologias, que son una estupidez y nosek mas...ya teneis una!! ya seguis unas pautas, un guión, una forma de pensar "no tener ideas"...ya teneis una ideologia, y os vais a mover según ese vuestro pensamiento.

Hoy Alberto nos ha preguntado en clase que si somos religiosos, y en caso afirmativo si eramos catolicos.yo no he sabido que contestar...yo creo en algo, no sé si será Dios o será su madre, yo creo en algo que llevamos dentro cada uno y bla bla bla...lo que crea da igual, lo que importa esque no he sabido contestar porque no hay nadie con quien me identifique, ningun grupo religioso que piense mas o menos lo que yo, ninguna ideologia que yo conozca k piense k existe algo pero k no sea tan radical como para llamarlo dios o jesucristo...entonces yo tengo mi ideologia, mis ideas y aunk nadie en el mundo entero las compartiera son mías y yo voy a vivir conforme a eso. las ideas forman parte del ser humano, es lo que nos hace pensar, como bien decía Alberto, es lo que nos mueve, nos anima a debatir, xk si todos nos movieramos x la razon...no habria problemas ni discusiones, la vida no tendria sentido si todos estubieramos de acuerdo, seriamos como robots programados para hacer siempre lo correcto aunk no sea etico...no tendria "salero" el mundo, no habria errores y x lo tanto no podriamos aprender...no veis que es...utopico??x llamarlo de alguna manera. es imposible gobernar, ya sea tu vida, un pais, tu casa, solo con la razon y sin ideales.

Juanjo dijo...

No creo que una "no ideología", un "no catálogo estereotipado de ideas" sea una ideología en todo el sentido de la palabra. Pero digamos que sí, que es una ideología, la ideología de la razón. Sería mejor que la ideología esta tan apestosa que hay hoy en día. Que la vida es tan simple como hacer lo que toca, lo correcto, lo más oportuno y lo que no sea esto, equivocarse y todo eso, es complicarla sin motivos. Los ideales me los paso yo por el forro, seré un chaquetero, un cabrón, pero sé lo que me conviene y actúo en consecuencia, y todo lo que no sea eso, será muy bonito y muy respetable, pero también muy pero que muy erróneo.

Diréis, y ¿tú quién coño eres para tener la RAZÓN, no digo que la tenga, solo digo que la utilizo más que muchos y menos que otros muchos? Pero la utilizo para arreglármelas en la vida.

alberto dijo...

¿qué es mejorar la economía... crear más riqueza o distribuirla mejor?. La respuesta a esa pregunta es ideológica. Luego, después de responder a esa pregunta, llega contratar a los técnicos que aplicarán la razón remando en la dirección que previamente se ha marcado desde eso que camelas llama "ceguera". Calificar las ideologías como sesgo interpretativo lo concedería (ya que lo son), pero ceguera... eso es un exceso metafórico!
Uséase, que la razón de los medios (técnica) necesita una previa orientación desde la razón de los fines (ideológica)
toma!
digo!
ele!

Sara dijo...

Pongámoslo así Alberto. Crear más riqueza, se distribuya o no, aumenta el nivel de vida de TODOS. Porque la riqueza se distribuye sola, es decir, hay unos mínimos para los currantes, y para los empresarios. Si un tío forma una empresa, con una subvención, la empresa funciona, crea puestos de trabajo luego la riqueza de alguna forma se distribuye. Eso no se puede negar. Y siempre, siempre, siempre, el empresario tendrá más dinero que el currante. Porque los que hemos trabajado sabemos que trabajar es duro, que está mal pagado, pero pasa una cosa. Si a mí me echan del curro, busco otro. Pero un empresario se la juega, se juega todo a esa mano, no hay segundas oportunidades, se enmierda hasta el cuello para hacerse rico, si le sale bien, no va a renunciar a esa riqueza, porque para eso se ha mojado, se ha jugado todo lo que tiene. Es muy bonito ser funcionario o ser currante fijo, lo difícil es ser tu propio jefe.

Así que, eso, la riqueza se distribuye, de una manera o de otra. Nadie dice qué manera es mejor, se distribuye por inercia.

Por cierto, aunque ponga sara soy Camelas

Juanjo dijo...

Bien, he reflexionado. Vuestros argumentos me han hecho modificar lo que pienso.

Vale, las ideologías están mal utilizadas, mal planteadas, son antiguas y se han quedado obsoletas.

Creo que ahora mismo una ideología, la única que podría funcionar sería la que marcan los valores no negociables de nuestra cultura, los valores no negociables son cosas en las que el 90% de la población está de acuerdo, unos mínimos comunes. Además, también es cierto que en política hay vertientes que se pueden solucionar con la "ideología de la razón", con la ciencia, pero otras no, porque limitan demasiado con la moral. La moral y la ciencia, son extrañas compañeras en política. Entonces, para ciertas cosas, economía, sanidad, transporte público, se puede aplicar la "ideología de la razón" porque su componente moral es muy bajo, sin embargo otras tienen un componente moral más alto.

Bien, con esto quiero decir, que la adhesión masiva de gente a una u otra ideologías existentes, no es correcta, porque las ideologías actuales no son correctas.